VIVES baldosas porcelanicas
SOLUCIONES

Recomendaciones

El éxito del gres porcelánico se debe no sólo a la calidad técnica y estética del material, sino también a un conjunto de elementos (soporte de colocación, capas intermedias, material de agarre, juntas de dilatación…) que constituyen un verdadero sistema.

Baldosas cerámicas

colocacion baldosas

Características de soporte

Previamente a la colocación de las baldosas cerámicas, se debe estudiar el soporte sobre el que van a ser colocadas. La superficie a recubrir debe ser plana, firme y estar limpia de sustancias que puedan dificultar la adherencia del material de agarre.

Las principales características a considerar en un soporte son su acabado y estado de la superficie, regularidad y planitud, capacidad de absorción de agua, deformabilidad y estabilidad dimensional, comportamiento frente al agua y a la humedad y compatibilidad química con el material de agarre a emplear.

Para aquellas características que no cumplan con unos requisitos adecuados para la colocación o cuando se prevean movimientos estructurales altos, éstos deberán ser resueltos mediante el tratamiento adecuado de la superficie del soporte y/o mediante la utilización de capas de deslizamiento, de nivelación, de refuerzo y/o de aislamiento, así como un adecuado planteamiento de juntas de movimiento, cuya función es la de absorber las diferentes tensiones generadas por movimientos de soportes y estructuras.

En caso de reposición sobre material cerámico ya existente, es conveniente tratar la superficie con el fin de crear puntos que faciliten la adherencia del producto.

Juntas de colocación y movimiento

Es necesario el respeto escrupuloso de la junta mínima de colocación de 1,5 mm. entre baldosas, aconsejándose una anchura mayor para formatos medianos y grandes, de manera que puedan absorber las tensiones diferenciales que se produzcan en el sistema multiestrato soporte/adhesivo/baldosa.

Para superficies amplias, se aconseja dividir el pavimento en sectores de 4 x 4 metros, introduciendo juntas de dilatación elásticas (juntas de partición).

En cualquier caso, es aconsejable dejar una separación entre el pavimento y los elementos existentes tales como paredes, pilares y elevaciones de nivel (juntas perimetrales), cuya función es la de prevenir la acumulación de tensiones. Esta separación puede ser cubierta más tarde por el rodapié. La omisión de este tipo de juntas suele ser una de las causas más frecuentes del levantamiento del embaldosado.

Características del Gres Porcelánico: técnicas de colocación y materiales de agarre

Al tratarse de baldosas con muy baja capacidad de absorción de agua, es imprescindible la utilización de materiales de agarre compatibles con esa baja porosidad. La técnica de colocación adecuada es la de capa fina, con adhesivos adecuados a la porosidad abierta de la baldosa y compatibles con el soporte de colocación. En aplicaciones no residenciales es recomendable la utilización de adhesivos cementosos de alto contenido en resinas poliméricas, adhesivos en dispersión o adhesivos de reacción, según los requerimientos del soporte y las condiciones ambientales. En cualquier caso, altos niveles de adherencia, flexibilidad y buen comportamiento frente al agua pueden ser exigencias comunes, a las que habrá que agregar en aplicaciones industriales una elevada resistencia química. Este planteamiento se hace extensible a los materiales de rejuntado, para los que se exigirá habitualmente elasticidad y altas resistencias mecánicas y químicas.

Para el correcto empleo del material de agarre, hay que seguir las instrucciones del fabricante del mismo modo en cuanto a preparación y aplicación, respetando los tiempos indicados.

Dada la baja absorción de agua del gres porcelánico esmaltado, que retrasa el secado del material de agarre utilizado, se recomienda esperar 48-72 horas antes de hacer uso normal del pavimento.

No se recomienda, en el caso de los productos pulidos, el uso de materiales de rejuntado que contengan negro de humo (carbón micronizado) ni marcar la superficie de la baldosa con lápiz, ya que su empleo podría dificultar la limpieza de la superficie revestida.